Whitsunday ♥ ❤ ❥ ❣

Whitsunday  ♥ ❤ ❥ ❣

Más allá de la indigencia…porque por ahora solo he contado el lugar horrible donde viví, que comía siempre a la intemperie y tenia que caminar una cuadra o más para ir al baño. No me perdí de las maravillas de Australia, O ME VIERON CARA DE MAZOQUISTA?

Ya antes de renunciar al show, en cada pueblo que parábamos, aprovechamos nuestro day off para conocer.
Estando en Rockhampton con Flor, nos dieron como una semana libre y decidimos ir a Whitsundays, el mismísimo paraíso.
No teníamos idea de como ir, así que fuimos a un centro de información turística que nos quedaba a 3km, los cuales caminamos bajo la lluvia. Llegamos y nos atendió la viejita más amorosa del mundo, nos contó sobre su viaje a Sudamérica toda emocionada, de sus días de backpacker, nos dio la opción más económica para ir a Airlie Beach…y de yapa, nos llevó en su auto hasta el Zoo, mas linda!
Así que emprendimos viaje a Airlie Beach, desde donde contratamos la excursión a Whitsundays, 3 dias y 2 noches en un barquito 😮

Estuvimos una noche en Airlie Beach, lugar donde Flor quiso quedarse a vivir. Una mini ciudad de playa hermosa!
Y al otro día nos embarcamos, nunca había dormido en altamar, fue una experiencia que recomiendo a todos…más allá de que uno puede descomponerse con el movimiento del  mar, por suerte no me pasó pero si a Flor 🙁
Llovió la primer noche, por eso estaba medio agitado y realmente SE MOVÍA TODO!
Pero al otro día nos despertó un amanecer de película, y así los atardeceres y ni hablar del cielo estrelladísimo! Todo era lindo por donde se mire.
La tripulación del barco era súper buena onda y comimos muy rico! Organizaban actividades, hicimos caminatas, snorkel y buceo en la barrera de coral.
Fue mi primera vez buceando, y fue zarpado! Lo que hay bajo el mar es un mundo a parte, y poder ser parte de ese mundo por un ratito fue increíble…Tanto que lo hice 2 veces 😀
Cuando llegamos a la famosa Whitehaven Beach, con Flor nos miramos y dijimos Tanto para estooo?  No es gran cosa.

Solo un poco de arena blanca y mar turquesa, horrible (?) Caminamos un poco y llegamos a otra mini playita, muy linda por cierto. Nos quedamos un rato ahí y volvimos a Whitehaven… Algo había cambiado, tal vez la luz que daba al mar…no sé, pero de repente dijimos BOLUDAAAA, ESTO ES EL PARAISOOOO.
Para mi fue la luz del sol, que resaltó lo blanco de la arena y lo turquesa del mar. Pero realmente era hermoso. No puedo describirlo,  esa sensación de nuevo de decirse a uno mismo Mirá donde estoy!
Sin poder creer hasta donde llegamos, dándonos cuenta que ese paraíso solo eran 7 km de playa, y los mil paraísos que nos quedan por recorrer. Con solo 7 km de playa me alcanzó para tener un ratito de felicidad plena que siempre voy a recordar. Esos ratitos que no se comparan con nada, que te traen sensaciones y lindos recuerdos.
Que hacen que la compañía de ese momento sea especial por haberlo compartido con vos, porque sabés que se sintió mutuamente. Que locura! Lo que logra un lugar en uno! Un lugar, un momento, una charla, todo puede pasar de ser mundano a súper especial.
Y que raro que en otro de mis momentos felices se encuentre el mar no?

[envira-gallery id=”406″]



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *