Vivir en Modo Showground

Vivir en Modo Showground

Esto lo escribí en Mayo del 2016. Ya hacía un mes que vivía con una familia australiana que viajaba por el país cual gitanos, con su Caravana enorme, sus 5 camiones y sus “cantinas” o carritos de comida, toda la familia, papá, mamá abuelos, dos hijos y 4 bulldogs.
El show es un lado de Australia poco conocido por el turismo, bien conocido por backpackers.
Es la gente que vive en motorhomes, no tiene un lugar fijo, su trabajo es vender comida, ser dueño de alguna atracción, los “rides”. Tener algún juego que uno piensa que la gente ya no juega más, como tirar latitas con una pelota para ganarse un peluche, embocar pelotitas en la boca de un payaso y sumar puntos para el mismo fin.
Mientras más grande sea el peluche más dolares van a invertir los Aussies con tal de ganarlo, siempre me pregunté donde carajo lo ponen cuando llegan a la casa.
La ambición del peluche es increible.
En algunos pueblos el “Show” es el gran evento anual, de hecho hay un Public Holiday (Feriado) dedicado al mismo, para que la gente no tenga que ir a trabajar y pueda asistir al evento del pueblo. Lo llaman show pero en realidad es más como una Kermese, con estos juegos que nombre antes, algunos que otros de vértigo y carritos de comida chatarra y Dagwood dogs. Este último JAMÁS puede faltar, para mí es asqueroso….Además yo misma los cociné, primero se hace la mezcla en un balde roñoso con agua de la canilla, un poco del mix mágico, que debía ser harina con algo mas, se embadurnaba una salchicha previamente empalada y se ponía a freír en un aceite que acarreaba uno o dos shows de antigüedad.
Es todo un folklore, la gente lo ama, las chicas adolescentes se ponen todo el make up y sus mejores vestimentas para asistir.
En algunos shows hay rodeos, exposiciones de caballos, torneos de quien come más dagwood dogs y hasta de “leñadores” en donde gana el primero que rompe un tronquito con un hacha. Todos esperan hasta las 20hs que son los fuegos artificiales, lo que significa que el show llega a su fin. Aunque para mi significaban un par de horas más de trabajo vendiendo papas fritas y luego limpiar para dejarlo ordenado para el otro día.
Detrás de toda esta fiesta australiana, estamos los “slaves” llamados así por mi, y mis amigas que pasaron por lo mismo. En mi caso, esta gente feliz que viaja con sus perritos y vende salchichas, mis jefes… Jamás me faltaron el respeto, pero tampoco yo les importaba. La habitación que me dieron era la parte de atrás de un camión, la primera vez que dormí ahí casi lloro y me pregunté “Quien me mandooooo”. No tenia donde cocinar ni hacer un café, solo una heladerita que por suerte funcionaba, a veces mi camión llegaba al siguiente showground un día después y me hacían dormir en una de las cantinas con olor a fritanga. Cuando pregunté donde lavar mi ropa me dijeron que en todos los pueblos había un laundry (ellos tenían 2 lavarropas). Jamás se preguntaron que hacía de mi vida antes de viajar, ni les interesaba saber… Me preguntaron como me llamaba al 2do día de estar con ellos. Entiendo que los latinos somos más cálidos pero, PERO PREGUNTAME COMO ME LLAMO MIERDA!

 

14 de Mayo de 2016, Gympie, Australia.

Vivir en modo “Showground” es algo así como:

Levantarse con ganas ZARPADAS de ir al baño y tenerlo con suerte a una cuadra, enfocar la mente en otra cosa rápido para poder llegar, pero estás tan dormida que es imposible pensar enOH DIOS ME ESTOY MEANDO. Convertirse en una profesional de tácticas de “Como ir de la caravan al baño sin hacerse encima en el camino”
Enchufar, desenchufar cables, mangueras, empacar tu pequeño “hogar” una y otra vez para mudarte de ciudad (o pueblo fantasma). Sacar mesa, silla, horno eléctrico para poder tener una comida digna. Eso sí, si llueve cocina adentro, al lado de la ducha y come arriba de la cama. Pero desayunas al solcito que te da en la cara a la mañana.
Empacar el patio de tus jefes, lo que incluye las camas olorosas de los perros, que por cierto duermen mejor que uno. La plantita, porque claro viven en una caravana pero tienen un jardín portátil. Tener un máster en enrollar cables y que queden perfectamente empacados.
Viajar por rutas hermosas, como los prados de las películas de Disney, ver canguros a lo lejos saltando. Googlear cuan lejos está el showground del pueblo al que vas para saber cuánta emoción tendrá la próxima semana, llegar. DESempacar todo de nuevo, el patio de tus jefes, tu patio más precario pero digno (no mentira, ya ni se que es la dignidad). Si es que tu camión ya llegó porque obviamente es el último en llegar y menos importante. Y si el camino fue largo, probablemente llegue mañana y tengas que dormir en la cantina que huele frito.
Empezar la vida de nuevo en otro lugar, buscar donde está el baño más cercano, dónde hay un laundry. Ver como cae el sol a las 17:30 con una birrita en la mano y al fin poder tener un poco de relax, para arrancar de nuevo al otro día comenzando con la rutina de correr al baño. Lavar los platos como podes, es una suerte si el puesto laboral está cerca ya que tiene más comodidades que tu propia “casa” y podes acceder a agua caliente, o sino aplicar todo lo que aprendiste sobre campamentos en la primaria.
Empieza la feria y parece una fiesta de disfraces, la gente no tiene algo más divertido que hacer en el pueblito ese y se pone sus mejores ropas para ir al show donde casi siempre abunda el polvo y la tierra. Se divierten tirando latas con pelotas para ganarse un peluche gigante, que me pregunto donde lo meten después. Se llenan el estómago de azúcar, comida chatarra, slushies, dagwood dogs, pescan patitos en una pileta y según el puntaje se ganan otro peluche, o un globo con helio que termina volando sobre el cielo del showground. Después de tanta comida se van a algún juego vertiginoso y más de uno ha ensuciado con vómito a su compañero de atrás. Los colores y la música dan un toque divertido al parque, pero yo lo veo triste, es la única atracción de este lugar?
Lo único que quiero es sentarme un rato para descansar los pies! O ir al coffee truck por un latte en mis 30 minutos de break. Paseas por el parque saludando a los que operan los juegos, porque ya compartiste varios shows y todos nos conocemos. Somos una gran familia viajera que arma y desarma todo el tiempo, vas en busca de argentos o latinos para no sentirte tan sólo y SIEMPRE, alguno vas a encontrar. Estamos por todas partes. Ir a saludar a tu amiga que está muleando a la par tuya esperando su break, mientras mantenemos una intensa charla de diez minutos mirando que no venga “la jefa” a poner orden. Y obviamente hablar de lo esclavas que somos!

Si está tranquilo podes estar horas mirando los personajes que pasan a tu al rededor, de seguro encontrás más de uno que decís “Que le pasaaa señoraaa”.
Después de 12 benditas horas, que en realidad fueron 253, llegan los esperados fireworks que significa que el show está terminando y sólo deseas que todos se vayan a su casa ya! Pero como tenés dos hotdogs en la vidriera siguen pidiendo comida hasta que apagas la luz de la cantina. Y con olor a papa frita en el pelo te das la mejor ducha de tu vida, que supera a la del día anterior, está frío afuera pero no importa, se cocina igual. Y me voy a la cama MUERTA, para seguir al otro día esperando levantarme con pocas ganas de hacer pis.

En este momento estoy yendo a la ciudad de MARY POPPINS, SI. Estas cosas pasan cuando uno viaja, más allá de todo y la indigencia que a veces paso, SOY MUY FELIZ.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *