Si, quiero (Seguir viajando)

Si, quiero (Seguir viajando)

Cada día estoy más convencida de que tomé la decisión correcta. Que no me equivoqué al pensar que quería viajar y conocer mil lugares y más, el mundo es maravilloso! Capaz  me sorprendo con poco, o… soy capaz de ver cosas mínimas que me enamoran, como un callejoncito en un pueblo inglés no muy conocido, con banderines y mesitas en la calle, sin veredas. Inglaterra no es solo Londres, te tomás un tren y en 5 minutos (literal) estás en medio del campo, pasás por praderas donde Walt Disney se inspiró para hacer los prados de las películas ( Hay alguna donde haya prados?) No sé, pero a mi me viene esa imágen. Y en otros cinco minutos llegaste a un pueblito que en realidad es una mini ciudad. Arundel es un claro ejemplo, ayer lo visité y caminé sus pocas callecitas. Pocas pero llenas de historia, con un castillo y una catedral que datan del año 1068, América ni había sido ‘descubierta’. Me imagino las mil historias que habrán pasado por ese castillo, solo sé que pasaron 18 generaciones de duques, y hoy en día es la residencia de uno de ellos!

949 años tiene!! Y está intacto! (El castillo, no el duque 😂)

Al igual que la catedral que es hermosa, toda gótica y antigua. Recién llevo 4 días en Inglaterra y no paro de llenarme la retina de cosas, imágenes, lugares, historias. Cuatro días y estoy fascinada, aunque ya estuve antes en Europa, esta vez miro con otros ojos, me concentro más en absorber lo más que pueda y retenerlo por siempre, por algo es que lo escribo, porque es mi manera de congelar momentos más allá de las fotos en facebook. Cada vez que releo una historia me vuelven más que imágenes, vuelve la música, los aromas, las personas y los detalles más chiquitos que no te guardan las fotos.

Y si bien me encanta compartirlo y que me lean, a veces soy egoísta y no se los digo, pero esto lo escribo también para mi, para no olvidarme que estuve acá. Para acordarme de que pasee junto al río Arun, al lado de un castillo, donde mi amiga me contó cuando vimos cisnes que los mismos son las aves reales y vas preso si matas uno, y que pensé ‘Que gracioso, es tan solo un ave y no tiene idea la importancia que le dieron, un cisne es más valioso que yo’ 😂

Me voy a acordar que caminamos por un montecito rodeado de campo, a cuadras del pueblo, y nos sentamos a la orilla de un lago a tomar mate con torta de blueberries.

Tal vez sean detalles, pero son recuerdos que guardaré siempre gracias a que lo plasmo en el ‘papel’.

Ser feliz con poco o muchísimo, según como lo mires, de eso se trata!



4 thoughts on “Si, quiero (Seguir viajando)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *