Para viajar hay que ser valiente

Para viajar hay que ser valiente

Como ya he dicho antes, viajar no es estar de vacaciones. Implica mucho más que eso, no es lo mismo un viajero que un turista.
Y hablo de viajes largos, de meses, tal vez años, sin pasaje de vuelta, sin un itinerario planeado, sin alojamiento y mucha pero MUCHA INCERTIDUMBRE.
Me molesta la gente que me hace preguntas que ni yo me puedo responder a mi misma, pero no porque no tenga una respuesta y eso me angustie… Sino porque el angustiado es el otro, que se pone en mi lugar y (proyecta) hace preguntas como:

  • Y el trabajo?
  • Y tu casa?
  • Y el perro?
  • Y que vas a hacer cuando vuelvas?
  • No deberías asentarte ya?

No se, no se nada! Y tampoco me importa mucho, por que? No es porque sea una hippie que vive el hoy y si no tengo plata mañana mendigaré comida, no! Simplemente porque LA VIDA ES MUY CORTA Y EL MUNDO MUY GRANDE. Y yo le pregunto a esa persona, ¿Para que trabajar 10 años en una empresa? ¿Para que ahorrar toda tu vida si cuando seas viejo no vas a tener la energía para disfrutar tu dinero? Porque no hacerlo hoy?
Cuando la energía y las ganas son muchas, cuando te da el cuerpo, cuando no tenés una familia que mantener ni nada que deber a nadie? El momento es hoy!
Para que gastar tu vida dentro de una oficina? Si estás muy cansado toda la semana y el finde solo necesitas dormir? Que es lo que estás disfrutando de eso?
Entiendo donde nos encasilla la sociedad en la que vivimos, en la que vivieron nuestros padres sobre todo, donde la meta en la vida “debía” ser tener un buen empleo, formar una familia, tener una casa, morir. FIN.
Entiendo también que es muy difícil salirse a un costado y decir “No quiero esto” sé que hay mucha gente que piensa como yo, sé que también hay mucha otra que cree que estoy loca! Y sé también que hay otro tanto que esta en esa vorágine oficinista, el sueldo le alcanza para irse 15 días de vacaciones y continuar con la rutina… Pero tiene el bichito adentro haciéndole ruidito, es a esa gente que me gustaría dedicarle este post. A los que el bichito les está empezando a picar, que tienen más miedo que yo cuando llegué a Australia sin tener idea de nada.
El miedo es lo primero, está, es real, nos impone 1 millón de preguntas que hacen que el bichito se quede ahí, sin molestar. Que te dice que no, que no podés hacerlo, que viajar es caro, que si te vas sin pasaje de vuelta después que hacés? Como te volvés? Y si vendés todo lo que tenías y volvés en un mes? Y que para qué estudiaste una carrera si no la vas a ejercer?

Y porque no dejamos de hacernos tantas preguntas y nos arriesgamos a hacer lo que nos dice el corazón?
Sabés que pasa si renuncias a un trabajo y volvés a tu país? Conseguís otro.
Que pasa si dejaste atrás tu casa y volvés? Dudo que tengas familia y amigos tan mala onda como para no ser hospitalarios con vos.
Que hacer con esa carrera que tanto esfuerzo te costó?…. Hace un rollito con el título y… Bueno, nada, si volvés podés seguir ejerciendo 😛
Pero nada es muy grave si te vas y volvés, nadie va a decir ” Ay miralo, tanto que jodió con viajar y ya volvió” Y si lo dicen… Pobrecitos! Que se andan fijando en la vida de los demás, seguro juntaste mas de miles de experiencias hermosas mientras esa persona se hundía en una silla 9hs por día.
Seguro viste mil atardeceres con amigos, en una playa paradísiaca mientras ese que te juzga terminaba la jornada laboral con 40 grados en el obelisco, seguro aprendiste a saludar en mil idiomas mientras otros escribían mails aburridos, o te hiciste amigos de muchas partes del mundo (donde ahora tenés alojamiento asegurado) mientras otros asistían a reuniones con el gerente general de la empresa. O viajaste en un auto compartido con gente que termino siendo tu amiga, mientras el otro viajaba en el tren apestado de gente que huele mal.
Y seguro también…caiste en un hostel mugroso, o te encontraste gente mala, o trabajaste mil hs lavando platos, y te preguntaste mil veces QUIEN ME MANDÓ!
Pero quien te quita lo bailado? Y la experiencia y las vivencias que quedarte quieto no te dan? EH EH EH?
Yo solo aseguro que ARRIESGARSE, es lo mejor que uno puede hacer, y quedarse con la duda de “Qué hubiera pasado si…” es de lo que más te vas a arrepentir en tu vida.

Yo soy de las que me fuí, volví  a mi país… Y me vuelvo a ir, porque el bichito está ahí, más vivo que nunca, ya se transformó en un velociraptor que me pide VIAJA O SOS BOLETA!
Yo volví y encontré el mundo igual, no tenía mi departamento pero si una familia que me apoya, pude volver a trabajar al mes de llegar. Pude volver a una rutina de la que había escapado… Y pude darme cuenta de que esto no es para mi, necesito moverme y allá voy de nuevo…
No le deseo a nadie el miedo de querer hacerlo y NO HACERLO, pero si de tenerlo, arriesgarse y ver que valió la pena! Lo juro desde el fondo de mi corazón con velociraptor incluido. Amén.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *