Kuta, el amor y el mar

Kuta, el amor y el mar

Llegamos con Nacho a Kuta, Bali, nos hospedamos en un hostel a unas cuadras del aeropuerto por una noche, ya que él tomaba un vuelo al otro día y yo me iría a la playa. Cuando me desperté ya se había ido, así que ahí estaba, sola de nuevo!.

Reservé 2 noches en otro hostel cerca de la playa, tenía las peores referencias sobre Kuta, que la playa era fea, que estaba llena de Aussies borrachos que iban a surfear, y así ni una buena! Pero como sé que cada uno vive una experiencia distinta y a su manera, me importó muy poco. El hostel estaba bastante bien, con pileta y baño privado solo 5USD la noche! Para festejar un nuevo destino marcado en mi mapita mental me fuí al bar del hostel por una birrita bien merecida, una Bintang para ser exacta.
La calle donde estaba ubicada daba unas vueltas en S para llegar a la playa, eran unas 5 cuadras llenas de puestos de ropa, comida, y locales ofreciendo transport, bintang y clases de surf, era salir preparado a decir que no con la mejor cara, porque son bastante insistentes!
Sentada sola en la mesita del bar del hostel, veo que a dos mesas de mi había 2 chicos y uno me hacía señas. Me acerqué y me invitó a unirme a la charla, un inglés y un neozelandés que se habían conocido ese mismo día, con mi precario inglés intente unirme a la charla, había hablado tan poco que estaba medio oxidada, pero me hice entender. Nuevamente no estaba sola, pegamos onda con ambos, y así pasamos el día bebiendo Bintang, hasta que se hizo de noche y uno de ellos tiró la idea de ir al mar.
Jamás me había metido al mar de noche, fue increíble, no sé cuanto estuve admirando las estrellas y las olas, el mar y el cielo formaban una sola cosa, fusionados los dos, el mar super revoltoso e inquieto y el cielo sereno, pero ambos intensos. Así de colgada e inmersa en mi amor al mar perdí de vista a los dos muchachos, la visibilidad era 3 metros y la oscuridad total, hasta que apareció Craig (el inglés) y nos quedamos charlando hasta que Patrick, salió de la oscuridad.
Noté un par de indirectas por parte de Craig, había una cierta tensión entre nosotros, pero no! No era mi tipo, para nada. Era divertido y me hacía reír, pero no!
Mi día 2 en Kuta, se me terminaba la estadía al otro día así que decidí pagar una noche más.
Si mi amor por el mar ya era mucho, fue acá que descubrí el surf, no me creo re capa ni surfer pro eh, solo probé un par de veces. Contacté a un español que había sido promocionado en facebook por una amiga en un grupo de “Argentinos en Indonesia”, lo llamé y arranqué, me dijo Hoy vas a agarrar mas olas que los balineses  y así fue 😮 Él mismo se quedó sorprendido de que me haya parado en la tabla en la primer ola, exactamente me caí 2 veces y el resto fueron olas surfeadas (BUENAAA DAXI SURFER) Pero posta, fui buena, lo amé, los balineses me decían BAGUS! que después aprendí su significado (Algo así como copado, buena onda, cool, etc).
Tomé clases todos los días que estuve en Kuta, aprendí a ver el mar de otra manera, a tenerle otro tipo de respeto, porque es él quien te va a mandar una linda ola, para agarrarla en el momento justo e ir con la tabla hasta la orilla, había olas tan grandes que la adrenalina que te da es zarpada! un par de veces me tiró a la mierda y fuí revolcada, pero le perdí el miedo, porque sé que si pierdo el control, es solo esperar que la ola pase para salir a la superficie, aprendí que hay quedas como de 15 minutos, incluso en los mares mas furiosos, aprendí a no tocarme la cara cada vez que salía del agua para escurrirla porque era mejor usarlas para sostener mi tabla, y rodeada de mar eso era imposible, aprendí que la tabla nunca va entre el cuerpo y la ola, siempre de costado para no dármela en la cara. No se porqué esta fascinación con el mar, seguro fuí sirena en mi otra vida, o ballena franca.
Bueno me desvié, el 2do día después de mi clase de surf, llegue de la playa y los chicos se estaban yendo a SkyGarden, un boliche muy famoso en Kuta por sus super promos de Désela en la pera por 10 dolares, básicamente eso, me invitaron a ir pero estaba muy llena de arena y cansada después de 3 horas de mar, igualmente accedí porque Como me gusta la noche  ♪ ♪
Me bañé, me puse el único outfit backpacker que tenía en ese entonces, short remerita y zapatillas no tan roñosas, y arranqué pal baile.
Así es como recuerdo la noche (clickea el link) 👉🏼 Daxi de Parranda
Si, tengo flashes, sé que me embriagué, me divertí, bailé, Y TERMINÉ CON CRAIG EN LA HABITACIÓN DEL HOSTEL (los detalles a continuación han sido censurados por horario de protección al menor) Pero se entiende no? LA HISTÉRICA LE DECÍAN, que el día anterior tenía un NO rotundo.
Y así como quien no quiere la cosa, el resto de los días también estuvimos juntos, o sea…BANCATELA DAXI me decía una voz interior te haces la linda y te re cabe el inglés. Si, lo acepto, me terminó gustando el inglés. Pero como toda amistad, relación, amor viajero, todo se termina, en algún punto. Así que fueron 6 días de amor en Kuta, ya que él partía para Nueva Zelanda y yo…OBVIAMENTE NO! (Recordemos que tengo la entrada negada) Pero tampoco sabía que iba a hacer. Cabe aclarar que extendí 3 veces mi estadía en el hostel y me terminé quedando una semana entera. Pero debía moverme…

Así me sentía exactamente ese día, el 5 de abril del 2016

Como lidiar con sentimientos encontrados parte 1563.
Hay que lidiar con ellos? En mi caso los escribo. Es así como logro entenderlos y entenderme a mi misma. Hace 6 días me encuentro en el mismo lugar. Llegué con dos noches de reserva en un hostel y ya extendí 3 veces mi estadía. Me pregunté si es porque amo Bali o porque me siento cómoda sin tomar decisiones que me pongan a prueba. Si bien parece fácil decidir “Dónde seguir de viaje” JURO QUE NO LO ES TANTO A VECES. Ayy las decisiones, uno es tan libre que se ve abrumado, que irónico no? Pero si. Ayer me levanté con un ataque de TENGO QUE HACER ALGO YA. Moverme, seguir recorriendo. Y por otro lado me dije “Pero si acá estás bien” y fuwvdvhwhd HOLA SENTIMIENTOS ENCONTRADOS.

Podría seguir recorriendo Bali, podría quedarme en Kuta…pero me di cuenta que ya cumplió con su deber. Me tengo que mover más lejos y salir de esta zona de confort, así que (puedo ser a veces extremista con mis decisiones) Me voy a Sydney mañana  Aahhhhh djdhwbdbhd.
Listo lo dije!

 

Y así fue como decidí irme a Australia. Y el inglés? Otra historia que sigue y tiene para largo…que sigue hoy en día un año después ♥



6 thoughts on “Kuta, el amor y el mar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *